17-19 SEPT 2019
MADRID - IFEMA

Reformas exprés: Ventajas e inconvenientes

Reformas exprés: Ventajas e inconvenientes

¿Es posible un cambio radical dentro de una vivienda en tiempo récord? Las reformas exprés se están convirtiendo en toda una tendencia a la hora de realizar reformas en casa. Los programas de televisión en los que se realizan cambios espectaculares dentro de un inmueble están de moda. No obstante, ¿es aconsejable esta manera de trabajar?

Las prisas no son buenas consejeras

Hoy día, estamos acostumbrados a disponer de la mayoría de cosas prácticamente al momento. Ya no tenemos que esperar como hace años para disponer de determinados servicios. Los deseos cumplidos en tan poco tiempo han hecho proliferar un tipo de clientes que reclaman las conocidas como reformas exprés.

Pero, ¿hay más ventajas o inconvenientes en esta manera de trabajar? Lo cierto es que las prisas nunca han sido buenas para el tema de reformas integrales. Los proyectos como estos requieren de un tiempo medio para ser llevados a cabo de manera efectiva y sin fallos.

Desventajas de las reformas exprés

Es cierto que hay clientes que tienen una verdadera urgencia en su hogar que nos va a obligar a agilizar los trabajos. Sin embargo, esto no significa que los casos excepcionales tengan que convertirse en habituales. El motivo no es otro que dentro de las reformas exprés existen más inconvenientes que ventajas. Estos son algunos de ellos:

  1. La calidad de los trabajos realizados en un tiempo menor de lo habitual disminuye considerablemente. No es lo mismo realizar una obra en la mitad de su tiempo que en su totalidad.
  2. Al final, el precio suele resultar más caro. El motivo no es otro que la aparición de problemas posteriores al proyecto. Es decir, los fallos pueden empezar a aparecer una vez terminadas las obras haciendo que sea necesario de nuevo tener que realizar determinados trabajos para solventarlos. Al final, la reforma exprés puede alargarse demasiado.
  3. Las cosas llevan su tiempo. Trabajar a contrarreloj puede suponer falta de coordinación en las obras y un mayor estrés para los trabajadores e inquilinos.

Toda reforma lleva su tiempo

Por muy pequeña que sea la obra a realizar dentro de un inmueble ésta requerirá de un tiempo medio de ejecución. Esto implica realizar un estudio previo del espacio, de sus nuevas necesidades, así como de la elaboración de planos. Establecer unos plazos razonables para llevar a cabo una obra es clave para el éxito de la misma.

Encontrarse con clientes exigentes en cuanto a exigencias para finalizar un proyecto es habitual. En muchas ocasiones, hay que tener mucha mano izquierda para hacer entender a estas personas que dedicar menos tiempo del necesario a su proyecto podría suponer un coste mucho mayor de dinero, así como de quebraderos de cabeza.

En definitiva, las reformas exprés se pueden realizar en casos puntuales en los que estemos seguros de que se va a poder realizar una obra de calidad con resultados finales satisfactorios para todos. Estudia cada caso con detenimiento y no tengas miedo en explicar a tus clientes los pros y los contras de las reformas exprés.