26-28 SEPT 2018
BARCELONA - CCIB

Cómo ahorrar energía de forma fácil en edificios

Cómo ahorrar energía de forma fácil en edificios

La eficiencia energética en inmuebles es un certificado que pretende establecer una serie de medidas recomendadas acerca de cómo ahorrar energía en los edificios. La mayor parte de nuestras vidas trascurre entre las paredes de una casa, una oficina, etc. La energía dentro de los edificios se consume muy por encima de otras actividades. Por este motivo, es importante conocer de qué forma podemos mejorar su eficiencia energética.

La importancia de no malgastar energía

Cuando hablamos de ahorro nos estamos refiriendo a dos conceptos que están relacionados el uno con el otro. Ahorramos energía para reducir el gasto de nuestra factura de luz y calefacción. Y reducimos el consumo de energía para salvaguardar el medio ambiente.

Si malgastamos la energía nos estamos desprotegiendo a nosotros mismos en estos dos aspectos. Derrochamos el dinero y permitimos que nuestro futuro energético esté sin asegurar. Es sobre estos dos conceptos sobre los que se asienta la base del certificado energético en edificios.

Qué es la etiqueta energética

Para que un edificio obtenga la etiqueta energética es importante que cumpla una serie de parámetros en relación a el consumo de energía durante un año en:

  • Calefacción.
  • Luz.
  • Agua caliente.
  • Ventilación.

Este certificado de eficiencia energética es obligatorio para:

  • Edificios de nueva construcción.
  • Inmuebles que se alquilen o vendan a un nuevo propietario.
  • Edificios de ocupación pública superior a 250 metros cuadrados y frecuentados con asiduidad por el público.

Cómo ahorrar energía y mejorar la calidad de los edificios

Para mejorar la eficiencia energética de un inmueble y asegurar, así tanto el ahorro económico como el cuidado del medio ambiente, se recomiendan tomar las siguientes medidas:

1.- La envolvente térmica

Las mejoras dentro de la parte envolvente térmica del edificio aseguran la reducción de pérdidas de energía innecesarias. En invierno el calor no se pierde por ninguna parte del inmueble, por lo que se reduce el consumo de calefacción. Y en verano el calor no entra hacia la vivienda, lo que significa un ahorro en gasto de aire acondicionado.

En cuanto al tema del aislamiento en un edificio, no podemos olvidarnos también de la importancia de cambiar puertas y ventanas que aseguren la estanqueidad.

2.- Las ventajas de las energías renovables

La incorporación de sistemas de energía renovables en los edificios, tales como, los paneles solares, los sistemas geotérmicos, los eólicos, etc. permiten ahorrar dinero y reducir drásticamente las emisiones de CO2 hacia la atmósfera.

3.- El cuidado de la orientación

Cuando se desarrolla el proyecto de la nueva construcción de un edificio es muy importante tener en cuenta la orientación del mismo. Esta circunstancia va a permitir sacar un mayor provecho de la cantidad de horas de luz solar tanto para iluminación como para su calentamiento.

4.- Sistemas de domótica

La automatización de los sistemas de luz, calefacción y aire acondicionado permite controlar los periodos de puesta en marcha de estos equipos en función de la ocupación del edificio.

En definitiva, la eficiencia energética de un inmueble nos enseña cómo ahorrar energía para evitar su mal uso y favorecer el cuidado del medio ambiente.