REBUILD

REBUILD

29, 30 SEPT - 1 OCT
BARCELONA - CCIB
smart building

Las innovaciones tecnológicas avanzan día a día cambiando la manera en la que vivimos. Esta revolución de la tecnología ha afectado incluso hasta en la forma en la que se construyen las viviendas actualmente. Por este motivo, hoy día ya podemos hablar del smart building y de sus beneficios para el sector de la construcción.

Qué es el smart building

Uno de los principales retos de nuestro sector es lograr avanzar en cuanto a nuevas tecnologías se refiere siempre de la mano de la sostenibilidad y la preocupación por el medio ambiente. De esta manera, nace lo que se conoce como smart building o edificios inteligentes. Viviendas adaptadas tecnológicamente para una mayor comodidad de sus inquilinos, así como para lograr un alto ahorro energético. 

Los smart buildings basan su innovación en el control y automatización de los principales sistemas de energía dentro de una casa (climatización, iluminación, seguridad…). Esta orientación no solo consigue hacernos la vida más cómoda, sino que además nos aporta un ahorro considerable en nuestras facturas. 

Características de los edificios inteligentes

Para que un smart building sea considerado como tal, debe cumplir una serie de requisitos comunes a esta clase de construcciones. Las características que diferencian a un edificio inteligente de otro que no lo es, son:

  1. Presencia de sistemas de consumo eficiente. 
  2. Centralización y automatización de todos los sistemas de control del edificio. 
  3. Ecoeficiencia no solo en el uso de energías renovables, sino también en la utilización de materiales ecológicos, así como en la ubicación del edificio dentro de un entorno al cual respetan su estética. 
  4. Seguridad para evitar ataques cibernéticos. De igual modo, estas construcciones son mucho más seguras y accesibles, especialmente para personas con discapacidades físicas. 

Cada vez son más las personas que viven o trabajan en edificios que controlan automáticamente la temperatura, el consumo del agua, la iluminación, etc. Son los conocidos como edificios inteligentes o smart buildings.  

Beneficios del smart building para la construcción

Un edificio inteligente como hemos visto es aquel que integra en una misma construcción todos los sistemas de gestión, seguridad y ahorro de energía. Sus beneficios para el sector son:

  • Uso de materiales y procesos de construcción mucho más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente. 
  • La vida útil de los materiales es superior y requiere de un menor mantenimiento.
  • Las construcciones se realizan estudiando la mejor orientación del edificio para el ahorro de energía. 
  • Mayor seguridad para las empresas gracias a la instalación de sistemas de vigilancia y equipos informáticos especializados en el Big Data. 
  • Rentabilidad a medio plazo de la inversión inicial. 

En resumen, un buen edificio inteligente es aquel que logra un balance perfecto entre alta tecnología, recursos económicos y capacidad operativa. Como consecuencia de toda esta innovación, las personas podemos vivir mucho más seguras, más cómodamente y con la certeza de que estamos colaborando en el cuidado del medio ambiente. 

Si quieres seguir informado y al día en torno a todo lo que innovación y edificación se refiere, no te pierdas los contenidos de nuestro blog. En Rebuild contamos con la información más actualizada acerca de la Arquitectura Avanzada y la Construcción.