26-28 SEPT 2018
BARCELONA - CCIB

¿Cómo reformar una vivienda para mejorar la eficiencia energética?

¿Cómo reformar una vivienda para mejorar la eficiencia energética?

En todas las viviendas hay que hacer frente a unos gastos fijos. Luz, gas, agua, calefacción…. el dinero que cuestan al mes es bastante elevado. Y además no para de subir. Por eso, tanto las familias como las empresas deben procurar reducirlos en la medida de lo posible. Para ello es necesario que tomen una serie de medidas que van más allá de sustituir las bombillas por luces LED. Y el mejor momento de abordarlas, puesto que muchas implican cambios profundos, es durante una reforma integral. Sobre todo, en el caso de las viviendas, en las que es importante mejorar su eficiencia energética.

Con unos cuantos cambios y modificaciones durante la reforma, se consigue reducir de manera notable las facturas. Y también un hogar mejor iluminado y con menos pérdida de temperatura, lo que se agradece sobre todo en invierno. También en verano, puesto que una casa con un aislamiento adecuado se calentará menos. Además, desde mediados de 2013 es obligatorio tener un certificado energético para poder vender o alquilar una vivienda. En él queda reflejado el grado de eficiencia energética del hogar y puede ser uno de los factores que influyan en su compra o alquiler.

Qué reformas se pueden acometer en una vivienda para gastar menos en luz y gas

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta para optimizar la eficiencia energética de una vivienda es la luz. Ya hemos comentado que lo mejor en este caso es sustituir las luces convencionales por unas de tipo LED en toda la casa. O también, por focos y luminarias LED instalados en falsos techos. Con esto se puede reducir más de un 50% en la parte de gasto de la factura de la luz. Pero se pueden efectuar algunos cambios más, y muchos no son necesarios en una reforma. Pero en caso de que las modificaciones incluyan la sustitución de los electrodomésticos, conviene que al cambiarlos se adquieran otros de alta eficiencia energética.

En cuanto al gas, el sistema más utilizado para la generación de agua caliente y calefacción en muchas ciudades, puedes empezar por cambiar la caldera. La sustitución de la que esté instalada en la vivienda, sobre todo si tiene más de 10 años, por otro modelo de mejor eficiencia energética rebajará la factura del gas. También se pueden instalar en las habitaciones y el salón termostatos que controlen la temperatura ambiente. Con ellos se consigue que al llegar a una determinada temperatura, se apague la calefacción.

Mejorar el aislamiento, la clave para una mejor eficiencia energética

Quizá la reforma más importante a acometer en la reforma de una vivienda es la mejora de su aislamiento térmico. Si antes de la reforma hace bastante frío en invierno y mucho calor en verano, es necesario mejorarlo. De otra forma, el gasto en calefacción en invierno y de luz en verano por el aire acondicionado será bastante elevado. Si es posible, lo más recomendable es mejorar el aislamiento de las paredes que den a la fachada del edificio. Hay diversos sistemas para hacerlo, y los encargados de la planificación de la obra serán los que puedan elegir el más adecuado.

También se pueden cambiar las ventanas por otras que tengan materiales más aislantes. O mejorar el aislamiento de las que hay repasando el material aislante que las rodea. También se pueden cambiar las puertas por otras que no tengan rendijas. Especialmente, la de acceso a la vivienda. En muchas ocasiones, en la parte inferior de la puerta queda un hueco por el que se pueden colar tanto el frío exterior como el calor. Con esto se consigue evitar pérdidas de calor, que se escapa sobre todo por puertas y ventanas mal aisladas. Como consecuencia, el gasto en calefacción será mayor.

Unas zonas en las que nos fijamos para mejorar el aislamiento son las que dan paso a tuberías y cables. Y en ellas, si no están correctamente aisladas, pueden producirse corrientes de aire que conduzcan a un mayor enfriamiento de la vivienda en invierno y a una mayor entrada de calor en verano. Por lo tanto, es aconsejable aislarlas adecuadamente, algo que ha de tenerse en cuenta en la reforma de una vivienda.

Para saber más, ¡no te puedes perder nuestra cita en septiembre!